En Twitter

    follow me on Twitter

    Quieres que te llegue al mail

    miércoles, 7 de octubre de 2015

    Co innovación, reciente publicación

    Hace más de 18 meses iniciamos esta investigación y la semana ya dió frutos: salió la publicación de Co innovación, claves para coinnovar desde la colaboración.

    Con el apoyo de Esade, Maria Prandi y yo, describimos cómo está cambiando el escenario de todos los sectores y cómo la colaboración se está convirtiendo en la base para la innovación.

    Vale la pena darle una lectura.

    Entrevista sobre PeaceStartup

    El lunes nos invitó Ivan Pera, director de Carta por la Paz Dirigida a la ONU a conversar con su equipo y el comité del patronato.

    Fue una agradable tertulia, al final me hicieron esta pequeña entrevista, que resume un poco lo que hacemos en PeaceStartup y nuestra visión sobre el rol de las tic.

    Espero comentarios.

    miércoles, 2 de septiembre de 2015

    Sale estudio sobre Economía Digital en Latam

    Como saben nosotros hemos estado siguiendo de cerca el rol del negocio digital en los asuntos de la agenda global. Desde PeaceStartup nuestro ánimo ha sido el de contribuir a una innovación  realista con el entorno y que sepa aprovechar la oportunidad del mercado local y Latinoamericano. 

    He estado revisando el estudio y creo que es de gran utilidad para justificar nuestro trabajo como emprendedores (tanto en BHR como en Value4chain) y también como actores que aportan al ecosistema una visión integrada de las necesidades más urgentes en construcción de paz y en general en los asuntos de la agenda post 2015. 

    El valioso aporte que Telefónica, junto con CAF, CEPAL y Cet.la, realizan al ecosistema es el de poner datos concretos sobre la dimensión del mercado, los avances y la posible pérdida de valor que podemos vivir si no logramos generar el contenido relevante para nuestras necesidades como Latinoamericanos. 

    PeaceStartup es, en este contexto, no solo un laboratorio para acelerar la construcción de paz; sino también es un laboratorio para comprender y adaptar la oportunidad de conectar un mercado de más de 200 millones de personas con soluciones digitales ajustadas a la medida de nuestra realidad. Es un camino en construcción, que sigue buscando aprender de otros contextos de desarrollo del negocio digital, pero creando nuestro propio referente, teniendo en cuenta los asuntos más complejos del contexto: los retos de la construcción de paz. 

    De la mano de estudios como este y de laboratorios de exploración como PeaceStartup, creemos más probable encontrar una ruta que aproveche esta oportunidad. 

    lunes, 11 de mayo de 2015

    Un discurso en OSLO

    Copio el texto de mi discurso con motivo de ser ganador del Business For Peace Award 2015, el pasado 6 de mayo en Oslo.

    Dear members of the Foundation, fellow winners, entrepreneurs, colleagues, ladies and gentlemen,
    I would like to start by thanking my beloved wife for her intelligent and compassionate advice day in and day out, her endless willingness to discuss challenges, gauge different options and support me in difficult times.
    Thank you to my parents for helping me become a positive and persistent person – All of you who fight for a better world know that it takes a lot of persistence and conviction to move the business and peace agenda ahead.
    Thank you also to my colleagues, without whom there would not be a team to dream of innovative solutions and convert those dreams into action.
    I am also grateful to our partners and clients who believed in our vision and made it become a reality.
    Thank you also to my country which – through its contradictions and difficulties- forces us to innovate.
    To be brief I would only like to speak about three big current issues and some historic trends, all related to our human ability to dream, interact with each other and innovate:
    The first theme is the urgency to create social justice and a sense of global citizenship and to ensure the guarantee of human rights.
    I don’t like the world as it is. I want there to be opportunities for everyone. I come from a country with 200 years of history, of which almost 150 have been in conflict. Only 49 years have been peaceful. I am 32 years old and have not experienced one day of peace.
    In Colombia, I am part of a privileged group of society that has access to education, opportunities and the possibility to travel, but at the same time I have seen the pain and misery of the war:
    I take the opportunities I had as a responsibility. I believe that looking at the many ongoing conflicts, we all, as individuals do not only have the moral obligation to reform our ways of consuming and doing business, but it is in our self-interest to do so if we want to live and operate our businesses safely and sustainably in the future .  
     Secondly, I want to touch upon how the economic and entrepreneurial context requires people to be ready to develop and be connected with new business models and ways to generate shared value.
    Business strategies are based on the idea of increasing efficiency and creating value along the value chain. Managing risk at each step or generating efficiencies increases value.
     I am very convinced that each exercise of entrepreneurial or business strategy is also an opportunity to change what we don’t like in the world. I also believe that each inefficiency, injustice and each negative impact on people or the environment and each lack of governance is also a business opportunity. If a situation is not optimal, one can change it and it is worth changing it. With this conviction I have conducted my business and -together with my team- we have accompanied our corporate clients of all sizes to see their strategy and risks as an opportunity for transformation.
    Even though the world is not perfect, there are innumerable opportunities for imagination which can lead to innovation with only hard work, risk taking and practical implementation. The multitude of opportunities does not mean that it is easy to innovate, particularly if innovation should be applied in new social areas.
    Innovation is only possible with a profound ethical commitment of people who study and understand the context and develop practical solutions. Even though there are many grounds for innovation, the most efficient one, in my view, is the one born out of the moral will to create businesses that can change the world, knowing that every step in the supply chain can be designed to create positive outcomes. In this sense, using the role of enterprises as agents of change is a notion with highly transformative power on a worldwide scale.
    Thirdly, I want to speak about the opportunity that derives from the fact that we are getting more and more closely connected with people and their realities from other parts of the world. And I want to speak about how new technologies contain a promise to accelerate and scale urgent transformation.
    We are living in a special period of time, is a disruption in human history in which we can and -judging by the conflicts we are facing globally- HAVE TO amplify positive impact and the creation of human values in business. We can create small changes and introduce them on a global level with great speed and impact. We as entrepreneurs and businessmen and –women have the opportunity to lead the use of technology with the aim to correct inefficiencies and creating opportunities for all.  Technology can be a useful tool to globalize the capacity, and will, of people to be part of the transformation.
    Related to these three themes, the urgency to change, the opportunity to create business value and the potential of new technology, are historic trends outlined by Steven Pinker, a professor of Harvard University that insist that we have statistical information about reduction of violence in history. 

    Pinker argues that we went walk from anarchy in hunter-gatherer societies to the reduction in violence in early civilisations to the humanist revolution, towards the reduction of violence after the second world war and finally the declaration and a lot of movements of universal human rights.
    These tendencies show that thro out history we have gone from violence to more peace. This is what I choose to see. I choose to see the glass as half full as opposed to half empty.
    I am an optimist and attracted by the idea of seeing this context as an opportunity. What if these tendencies of reducing violence are the result of multiple innovators with a moral sense to created technology and economic opportunities? Who have created an ESCENARIO for peace? These tendencies have made way for some stable democracies based on the rule of reason, towards a global market which has made it possible the creation of connecting technologies possible, technologies that connect all of us here and those who follow us on livestream.
    The future path in places where conflict and injustice persist like in Colombia, Mexico, Sri Lanka and Afghanistan require us to re-create those historic tendencies, I have spoken of, from civilisation to the guarantee of human rights.
    The stable path starts from the ethical dialogue, it rests on entrepreneurship, innovation and technology to improve the state of business and to accelerate a change that ensures better conditions for everyone.
    I take this prize as an encouragement and a responsibility to work even harder to make this happen.
    Thank you, thank you indeed!
    Juan Andrés Cano

    Oslo, May 6th 2015

    lunes, 23 de marzo de 2015


    Comparto mi último post en el blog de Value4chain sobre nuestro proyecto para aportar la construcción de paz. 

    "¿Por qué PeaceStartup? Es una de las preguntas que nos han hecho últimamente con más frecuencia.
    Para responderla tengo que contar un pedazo de historia y de aprendizajes, para dar luces sobre cómo llegamos a este camino.


    Soy emprendedor profesional. Si el emprendimiento fuera una carrera y se contara por el tiempo que llevo emprendiendo, tendría un doctorado y estaría haciendo un post doctorado. He recorridos todos los caminos del emprendimiento, el de subsistencia, vendiendo dulces y tinto en el colegio y luego collares y aretes colombianos mientras estudiaba en la Escuela de Cultura de Paz, en Barcelona. El Freelance, que se convirtió en una empresa de consultoría (Semilla), aprendiendo a ganar capacidad de escala y que nos ha dado la oportunidad de entender cómo funcionan diversos sectores de la economía. El internacional, para cambiar las prácticas empresariales a nivel global y que va dando sus frutos, pero no deja de estrellarse con la complejidad de la burocracia internacional y empresarial (BHR). El emprendimiento social, con tintes de innovación social (Bisagra) en donde me acerqué al ecosistema de innovación social y a las dificultades de productividad de víctimas y desmovilizados. Y el emprendimiento digital, el de las Startups, el que más suena y el que promete crecimiento acelerado, escala y globalidad (Value4chain).
    Este camino de montaña, además de darme enseñanzas como emprendedor también me ha enseñado sobre el ecosistema. La conclusión principal, el camino del emprendimiento es solitario y es fácil perderse en una selva de oportunidades sin límite. Mis retos personales principales: encontrar, entender y sostener un equipo y enfocarme en un solo problema, una sola solución. No es necesario comerse el mundo en un solo bocado.
    En PeaceStartup queremos que otros emprendedores se ahorren tiempos de aprendizaje y aceleremos el “go to market” de sus ideas.


    En el emprendimiento, como en el amor, a veces uno se cruza en el camino con otro caminante. Es entonces cuando ajusta su destino para caminar al lado de un equipo. En mis socios de Value4chain encontré inquietudes similares a las mías, aprovechamos sinergias y nos enfrentamos al mercado, tan complejo como es, para aportar un grano de arena a cadenas de valor más sostenibles. En mi socia de BHR encontré una visión internacional y una preocupación por los países en conflicto, por querer aportar a la agenda de gobernanza global. Todos juntos nos hallamos ante la misma convicción: la creencia de que el emprendimiento puede aportar innovación y generar valor económico, pero también ambiental y social. Y todos nos encontramos también en que emprender es de por si complejo, y mucho más complejo si se trata de emprendimientos para la construcción de paz. Así que en PeaceStartup queremos cruzar los caminos de emprendedores con inquietudes similares.


    Personalmente lo vengo sintiendo hace años, el ecosistema emprendedor está roto, partido en dos, o en más partes: remando en círculos algunas veces. Por un lado va el emprendimiento social y por otro el ecosistema de emprendimiento digital. Por un lado hablas con los actores del ecosistema social, preocupados por las injusticias del mundo y ansiosos por encontrar soluciones más potentes, que se refieren al poder de la tecnología, pero no conversan con los geeks y hombres de negocio de las startups digitales. Además, asistes a los eventos de emprendimiento digital y observas soluciones para los pequeños problemas de las ciudades, o para necesidades específicas de algún segmento, pero es raro encontrar innovación e ideas para problemas más estructurales, en donde quizá estén las grandes oportunidades de mercados como el Latinoamericano, con más de la mitad de su población en condición de pobreza, conflicto o aislamiento. No es que los actores del ecosistema de emprendimiento social no piensen en tecnología, o que los actores del ecosistema digital no traten de pensar en los grandes problemas reales, sino que no hay una conversación fluida, no hay espacios concretos para conectar mundos tan cercanos como distantes. Con PeaceStartup quicimos acercar estos mundos distanciados, propiciar un diálogo racional y razonable y unir esfuerzos en este caso para la construcción de paz.


    El deseo de trabajar de manera práctica en la construcción de paz, como iniciativa empresarial y supranacional, nos movió a avanzar en este camino. ¿Qué tiene que aportar un desarrollador a la paz? Me dijo un día mi socio Elkin Garavito: “Nosotros sabemos de código, de bases de datos, de algoritmos”. “Todo”, le dije. Las TIC traen una promesa de transformación implícita. Para mi otro socio, Julian Ballesterios, la comunicación, y el markentig, tienen todo que decir, que aportar. “La comunicación influye en cómo actuamos y decidimos, en cómo transformamos una cultura”. Claudia Patiño, nuestro socia y polo a tierra a la realidad, fue al grano: y ¿cómo lo hacemos posible?, ¿qué hay que hacer? Pues empezar.
    Como emprendedores entendemos cómo funciona el ecosistema, queremos aportar a la paz. Alguno, junto con muchos otros, tienen que seguir avanzando en la terea. No es solo un tema de negociaciones complejas y posiciones polarizadas, la paz nos interesa a todos y nos afecta en lo que hacemos, en las decisiones que tomamos. A todos nos interesa un país en paz.
    Así que PeaceStartup es un pequeño aporte a nuestro país, sin perder de vista que la construcción de paz es un tema global.


    Sabemos que emprendiendo no estamos solos. Hay muchas ganas, muchos programas, muchos incentivos y más importante, muchas oportunidades. Pero no siempre es fácil ubicarse cuando el emprendimiento es una mega tendencia. Además, percibimos un sentimiento común de que los temas de la construcción de paz les interesan, pero aparte de buscar mejores relaciones con lo demás, más paciencia en las filas de Transmilenio y mejores prácticas de conducción, no saben cómo más aportar. En PeaceStartup esperamos crear un espacio para que cada cual, desde su conocimiento, pueda aportar a la solución de los grandes retos de la construcción de paz.


    Emprendimiento, TIC e innovación, son conceptos poderosos, que están moviendo instituciones, con personas y recursos. La promesa es ambiciosa: vamos a cambiar el mundo, tenemos con qué. Ponerlos juntos y pilotear un escenario con diferentes actores públicos, privados, de cooperación y financieros, nos pareció un gran reto y los grandes retos nos apasionan. Además, no teníamos mucho que perder. El sólo hecho de ensayar dejaría valiosos aprendizajes.
    Entonces PeaceStartup es el resultado de muchas coincidencias, conceptos poderosos, un equipo comprometido y la presión de algunos aliados que creyeron en los conceptos anteriores.
    Estamos a unos cuántos días de pasar a la segunda fase de esta aventura. Luego de varios meses de trabajo intenso en comprender el contexto de construcción de paz, de aprender caminos de cómo no hacerlo y de encontrar formas de cómo hacerlo mejor, ya tenemos seleccionados los retos de Agro, Minas y Oportunidades, cada con líneas de trabajo concretas, que buscan inspirar la imaginación práctica de emprendedores, aliados y potenciales financiadores. Aún estamos escribiendo esta historia y el camino será largo y montañoso, como nos gusta.

    En el siguiente link podrá conocer más sobre el primer PeaceStartup Experience, e inscribirse como participante: