En Twitter

    follow me on Twitter

    Quieres que te llegue al mail

    miércoles, 15 de octubre de 2008

    El tele trabajo y la construcción de equipos a distancia


    Hace unos días, conversabamos con un buen amigo sobre las virtudes del teletrabajo. De estas reflexiones, nos resulta interesante comentar algunas de sus ventajas y desventajas, riesgos y facilidades, en el contexto de la cultura organizacional y la responsabilidad social empresarial. 

    Demos una definición: El teletrabajo es una forma de trabajo a distancia, en la que cada miembro del equipo tiene unas metas que debe cumplir. Para el teletrabajo es necesario usar TICS (Tecnologías de la Información y Comunicaciones), como internet, teléfono y conexiones a datos en tiempo real. 

    Antes de hablar sobre sus ventajas, conviene mencionar qué tiene que ver el teletrabajo con la cultura de una organización y la responsabilidad social, tópicos centrales de este Blog. Pues resulta que el teletrabajo representa un reto para la construcción de equipos y por lo tanto para las personas que participan en una empresa que le apuesta a esta forma de trabajo. El reto cultural es interesante, sobre todo con la forma como concebimos una empresa, como lugar y tiempo de explotación, para pensar en una empresa en la que exploramos nuevas formas de manejo del tiempo y puntos de encuentro diferentes a un lugar en particular. Entre otros, que trataremos luego. 

    En cuánto a la responsabilidad social, puede verse como una herramienta interesante para generar procesos inclusivos de personas que por sus condiciones sociales y físicas no pueden transladarse, como es el caso de las mujeres embarazadas y de hombres y mujeres con hijos pequeños, o las personas en condición de discapacidad. Además, es un esquema interesante que permite ciertas libertades de tiempo, creación de ambiente propio, entre otras para los empleados. 

    Ventajas y riesgos
    Las ventajas y los riesgos del teletrabajo puede clasificarse de varias formas. Para efectos de claridad agruparemos las que tienen que ver con el empleado y las que tienen que ver con la empresa o empleador. 

    Para el empleado, el teletrabajo presenta ventajas principalmente en su autonomía y autodesarrollo: manejo libre del tiempo, construcción de su propio ambiente de trabajo, posibilidad de decidir tiempos de cercanía con la familia y todas las posibles consecuencias de tener autonomía, siempre que se cumpla con los objetivos: hacer deporte, ver programas de televisión favoritos, leer libros en momentos antes no vistos, transportarse en horas libres de tráfico, o incluso no movilisarse mucho, posibilidad de vivir en el campo y una larga lista que depende de la creatividad de cada persona y claro de las posibilidades tecnológicas. En cuanto a su autodesarrollo, el teletrabajo, por permitir la autonomía del empleado, le permite la posibilidad de comprometerse más con el trabajo y por lo tanto sacar más provecho de éste, a las vez que, por la autonomía misma, le permite decidir sobre el momento del día, la semana o del mes que dedica para otras actividades que le permiten crecer. 

    Por supuesto, el teletrabajo necesita alguna regulación por parte del empleador y requiere de personas con competencias de buen uso de la autonomía, capacidad de cumplir objetivos, entre otras. A la vez, require de mecanismos que faciliten la comunicación entre los miembros del equipo, e incluso sus posibles encuentros periódicos, que les permitan dialogar de manera constructiva. 

    Es en este punto en donde los riesgos para el empleado deben ser tenidos en cuenta. La ventaja que tiene tener un sitio fuera de casa y con horarios es que la agenda tiene una organización básica. La autonomía mal administrada, puede implicar pérdidas de tiempo enormes, llevando incluso a que el trabajador no cumpla con las metas. El riesgo de ser un empleado a distancia es que no hay control del día a día, sino evaluación de la gestión... el trabajo y los objetivos depeden del compromiso del trabajador. 

    Para la empresa, los riesgos están asociadodos a la calidad de trabajadores que consigan y la capacidad que tenga el líder de establecer objetivos posibles para los miembros de su equipo. El riesgo de perder el control del equipo y de no cumplir con las metas existe; de ahí que sea importante establecer reglas de gestión y momentos de interacción periódicos que permitan tener control del trabajo y del resultado de la calidad de este. 

    Algunos consideran que hay riesgos en cuanto a la posibilidad de perder las relaciones de jerarquía, hacer más costosa la operación, dificultad de consolidar sentido de pertenencia. Sin embargo, consideramos que no son riesgos que no se corran en una empresa que quiera empreder caminos de producción y creación distintos a los tradicionales. 

    El futuro
    El punto es que es posible constuir esquemas de trabajo a distancia, dada la capacidad de transmisión de información que tienen los sistemas actuales, así como la capacidad de interacción que permiten. El reto está en poder formar personas que usen de manera adecuada su autonomía, através de un esquema de autodesarrollo. Este reto puede ser coordinado por la empresa, permitiendo los espacios de formación y buscando la construcción de equipos capaces de comunicarse de manera efectiva a través de medios indirectos como el chat, el teléfono, la video conferencia, el e mail, entre otros. 

    La construcción de equipos a distancia es un punto nodal, si se piensa que tenemos las personas responsables con su autonomía y comprometidas con su autodesarrollo. El trabajo en equipo es un asunto de comunicación complejo, liderazgo, capacidad de díalogo... entre muchas otras habilidades. Gran parte de estas habilidades son transmitidas de manera no verbal, con actitudes, miradas, roces, tonos de voz, silencios. El contacto personal facilita la construcción de equipos. No obstante, la escencia de la construcción de equipos se haya en la capacidad de plantearles a sus miembros objetivos comunes y en crear espacios que les permitan la participación para el logro de estos objetivos.

    Este simple esquema, se puede desarrollar frente a frente o a través de TICS. Habrá complejidades que asumir y retos tecnológicos y de formación para conseguir una buena comunicación que permita construir estos objetivos comunes y participar en su cumplimiento. Creemos que es posible y, al final de cuentas, el contexto globalizado así lo exige. Más allá de la discusión sobre las ventajas y riesgos del teletrabajo, lo cierto es que las organizaciones globales construyen equipos de trabajo en la distancia, con personas ubicadas en distintas latitudes. 

    Estaremos pendientes de lo que pase con el teletrabajo. Tal vez en el área de servicios de conocimiento (consultoría, jurídicos, creativos...) veamos muchas más empresas trabajando en la distancia, con lugares de encuentro y reuniones periódicas, equipos conformados por personas responsables de su autonomía y comprometidas con su autodesarrollo. En esquemas de producción de productos el sistema sigue requiriendo contacto directo, pero siempre habrá áreas que puedan servirse de las posibilidades de comunicación que están brindando las TICS para trabajar lejos. 

    Lo veremos...

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    El blog es un diálogo. Comenta este post.