En Twitter

    follow me on Twitter

    Quieres que te llegue al mail

    lunes, 20 de octubre de 2008

    La vida en la ciudad


    Se calcula que Bogotá tendrá 10 millones de personas en los próximos años. Cifras similares, o mayores, tendrán otras capitales del mundo. Las Naciones Unidas esperan un mundo Urbano, en los próximos 20 años. Hoy me pregunto: ¿Cómo vamos a vivir? La intución y la estadística señanalan que no habrá sistema de transporte que aguante, la brecha entre ricos y pobres se sigue aumentando y es bueno ir pensando en temas ambientales obvios como la calidad del aire, el sistema de alcantarillado y vertimiento de residuos líquidos y sólidos, el manejo de basuras, las garantías de agua para toda la ciudadanía. 

    Se habla de contruir ciudades ambientalmente sostenibles, que permitan mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos. La ciudad del futuro, como la llama El Tiempo, deberá garantizar precisamente este uso razonable de recursos, con miras a la calidad de vida. 

    Volvemos a la pregunta: ¿Cómo vamos a vivir?, ¿cómo constuir ambientes sostenibles y calidad de vida? Es seguro que se necesita de una estrategia conjunta: estado, empresas y ciudadanos. Cada cual tiene que dar un aporte. El estado desde su capacidad administrativa, regulando esquemas de planeación inclusivos, racionalizando el uso de los recursos, vigilando el cumplimiento de los acuerdos y las normas. La empresas asumiendo un compromiso con la ciudad más allá de sus puertas, pensando esquemas de trabajo que impliquen menor movilización de sus empleados, uso de recursos con eficiencia, apoyo a proyectos sociales y capacidad de gestión de acuerdos y proyectos que involucren al estado y a los ciudadanos. Y los ciudadanos tienen un papel ético en la toma de sus decisiones de consumo, de uso también razonable de los recursos, de premio y castigo a empresas y gobernantes por acciones de despilfarro o daño, entre muchas otras cosas. 

    La construcción de la ciudad del futuro requiere constuir acuerdos como: hacía donde queremos llevar la ciudad, qué tipo de empresas y empleados queremos, y quién queremos que nos gobierne. Si seremos cada vez más personas en vehículos recorriendo las vías, caminando en los parques, usando los sistemas de alcantarillado, botando basuras, usando hospitales, colegios, agua, luz, tendremos que concretar estrategias de convivencia y permanencia que hagan de realmente cálido el hecho de vivir en las ciudades. Parece no haber puntos de comparación para un futuro distinto. 

    Las reflexiones técnicas serán importantes, pero al final se trata de que haya compromisos integrales para conseguir esa ciudad que requerimos para poder subsistir. 
    Fotografía: Juan Andrés Cano

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    El blog es un diálogo. Comenta este post.