En Twitter

    follow me on Twitter

    Quieres que te llegue al mail

    viernes, 31 de octubre de 2008

    Pequeños Gigantes

    Qué pasa cuando las empresas desean permanecer pequeñas, pero son gigantes originales en su área.

    La teoría del managment habla que sin crecimiento no es posible mantenerse en el mercado. Esta parece se un falacia que justifica el endeudamiento, pagar menos salarios, fría competencia.

    El crecimiento puede ser una decisión. Bo Burlingham (2005) " en Small Giants: companies that choose to be great instead of big", parece así sostenerlo. Bo Burlingham se encarga de dar ejemplos de grandes pequeñas empresas. Esas empresas que prefieren el buen servicio al dinero, la preocupación por los detalles que la producción en masa, o la construcción de relaciones de fraternidad antes que un modelo de competencias.

    Bien lo resume el este artículo de presentación del libro:
    "For some entrepreneurs, the end of the rainbow isn't about the pot of gold you hope to collect for selling your successful company to a conglomerate or taking it public. It's about the golden glow of a satisfying life lived within the framework of your small, privately held business".


    En este artículo de la Revista Dinero, hacen un resumen de algunos pequeños gigantes de la economía Colombiana: Andrés Carne de Res, El mal pensante, El Refugio Pozo Azúl (algunas fotos). (¿Quién sabe cuántos más?)

    Decidir no crecer es una decisión emocional que trasciende la necesidad de dinero. A nosotros nos pareció importante comentarles sobre el asunto porque creemos que se trata de un esquema de negocio que entrega valores agregados a toda la cadena productiva. Puede considerarse, además, como un esquema de Responsabilidad Social y negocios éticos: hacer las cosas bien, en todo su sentido. Lo importante es el sueño, servir a los demás, o entregarles un buen producto. Es una idea simple, pero crea organizaciones diferentes, gigantes originales. Sus grupos de interés tienen garantía de buen trato, buena comunicación: empleados que se sienten miembros de la familia, clientes que se desconectan del sistema, comunidades que crecen con pequeñas buenas ideas.

    Es curioso, y valioso, analizar cómo estas pequeñas empresas pueden generar resultados importantes cuando el énfasis trasciende el dinero. No podemos hablar de que se trate de una tendencia o una nueva forma de hacer negocios, porque todavía muchos empresarios sueñan (o debo decir soñamos) con tener Coca Colas o Microsofts o Nikes y empresas grandes y pequeñas seguirán conviviendo. La lección para estos grandes y para los pequeños soñadores pude ser que la preocupación por los detalles, la construcción de relaciones afectivas y el énfasis en los sueños antes que en el dinero, tiene el potencial de crear empresas sólidas, queridas por el público y seguramente muy rentables.

    Cómo pequeños empresarios, en Semilla seguimos soñando con una organización amena, creativa e innovadora, que logre diferenciarse de la competencia y enamorar a sus clientes con los detalles y los resultados.

    ¿Grandes o pequeños?

    ...

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    El blog es un diálogo. Comenta este post.