En Twitter

    follow me on Twitter

    Quieres que te llegue al mail

    jueves, 26 de agosto de 2010

    Consumo responsable de capitales

    Hace un par de años Patricia Aburdene planteó en su libro Mega Tendencias 2010 que entraríamos en un Capitalismo Consciente. Yo leí su libro, de una edición que me prestó una de las personas más visionarias que conozco, hace 3 años. Era el 2007 y gran parte de las tesis que Patricia Aburdene sostiene en el libro eran parte de mi vida como consultor en temas de RSE, de ética, de derechos humanos y empresa. La idea del capitalismo conciente, en la que los consumidores toman en cuenta no sólo el precio del producto o su calidad, sino también su origen, su impacto social y ambiental, me parecía una forma muy optimista de explicar la razón de ser de que las empresas tengan sistemas de gestión de responsabilidad social empresarial para garantizar la sostenibilidad.

    Por intuición y por motivos de trabajo tuve que leer un poco más sobre los índices de sostenibilidad, conocí el tema de la inversión socialmente responsable. El tema me cautivó porque cuando leía las Mega Tendencias del 2010, surgían dudas sobre el real impacto que tenemos los ciudadanos de a pie en las grandes decisiones empresariales, las de cómo llevar a cabo el negocio, dónde contratar, cómo contratar, cómo tomar decisiones medio ambientales (piensen en un caso reciente en la industria de hidrocarburos, ¿a qué me refiero?).

    La inversión socialmente responsable (ISR) resultó así una respuesta a mis preguntas. Luego de leer algo sobre el tema, la he definido como un conjunto de índices, herramientas e instituciones que permiten al consumidor de capitales tomar decisiones conscientes sobre el impacto de su inversión. De esta manera, el consumidor de capitales también es parte de la cadena conciente ya no sólo en sus decisiones de compra en el supermercado sino en las decisiones de inversión.

    Los consumidores tenemos la capacidad de dejar de comprar un producto por que no es responsable, o no asegura un comercio justo, o es el resultado de un proceso muy contaminante, etc. El mundo globalizado, interconectado por medio de las TIC, nos lo permite y lo ha permitido (¿qué casos conocen?). Si llevamos la capacidad que tenemos como consumidores a la inversión, podríamos tener un impacto mayor en la manera como las empresas despliegan su gestión. La inversión socialmente responsable nos habla sobre esto y hace más de 10 años algunos inversinistas institucionales (fondos de pensiones, fondos regulados, etc), han venido pensando en el tema. Aún no es claro el real impacto de este tipo de inversión, y aún está pendiente estudiarla, pero es un paso importante para llamar la atención de muchos que no se han subido al bagón de la sostenibilidad.

    Entre el 23 y el 24 de septiembre, en el  I Congreso Virtual de Responsabilidad Social Empresarial: "Rumbo a una gestión integral en las organizaciones", conversaré un poco sobre porqué la inversión socialmente responsable es un conjunto de índices (cuáles hay, qué creo que está pendiente por hacer), que herramientas existen para la inversión socialmente responsable (los índices como una de ellas), y que instituciones están liderando la marcha. Además nos preguntaremos sobre el impacto de la inversión socialmente responsable. 


    Ya en este post conté detalles del evento. 


    Espero que puedan asistir. Es virtual, con una buena conexión, ya está. 


    Para inscripciones e información adicional:
    Este es el correo oficial:  congresorse@rselaconversacion.com 

    Este es el sitio web: http://www.rselaconversacion.com


    1 comentario:

    1. En definitiva, existe un círculo recursivo dinámico en la gestión de la RS, porque atañe tanto a los ciudadanos (todos, sin distinción), como a las instituciones gubernamentales, organizaciones empresariales, ONG´s, Universidades y todos los productos y servicios que sean producidos. Aplaudir el cuidado, respeto y fomento de los DDHH y una vida más sana e integrada es nuestra responsabilidad, hacia ese fin debemos movilizar conciencia, voluntad y acciones

      ResponderEliminar

    El blog es un diálogo. Comenta este post.