En Twitter

    follow me on Twitter

    Quieres que te llegue al mail

    lunes, 4 de abril de 2011

    La RSE en el mundo web 2.0

    Como cada mes, me publicaron, en www.colombiaincluyente.org, esta nota sobre la RSE en el mundo web 2.0.

    Es una reflexión personal sobre el bombardeo de información, dífícil de seleccionar, procesar y analizar, en el que vivimos.


    Les copio el link de la publicación original: http://www.colombiaincluyente.org/verop.php?id=27


    Y también copio el texto, para que sea más fácil:


    En la era de la información el mundo se parece mucho a lo que ha sido, sólo que ahora se transmiten desastres en Japón, bombardeos y elecciones fraudulentas en tiempo real y se conservan -con acceso público- las memorias, textos, videos, grabaciones, dibujos, fotos, escritos de toda forma de producción intelectual humana. ¿Cómo hacemos para no perdernos?

    Actualidad en la era de la información
    Han pasado dos de las semanas más intensas de los últimos tiempos. Un terremoto, seguido por un tsunami y una crisis nuclear han golpeado a Japón, lo que ha generado una emergencia humanitaria, una crisis energética y la caída de las varias bolsas asiáticas, además de que varias de las compañías que producen tecnología de punta para el mundo han tenido que parar por varios días. También hubo decisiones políticas importantes y de gran calado en el escenario internacional. 


    La más importante, la decisión 1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de realizar todas las medidas necesarias para proteger a los ciudadanos libios, lo que ha implicado seis días de bombardeos, algunas tensiones dentro de la OTAN, la evidencia de que aún existen diferencias entre los miembros del Consejo de Seguridad, arrastradas de la guerra fría y una ciudadanía global que le cuesta posicionarse sobre la mejor actuación ante el miedo del fuego y el ruido de los cañones. Eso sin mencionar el impacto aún desconocido que ésta decisión pueda tener en la ciudadanía árabe, tan compleja, ignorada, desconocida y estereotipada por Occidente. También están las noticias sobre la realidad jurídica de una Unasur necesaria y aún en construcción, o las de fraude en Haití, o el posible rescate de Portugal. 
    Estas semanas son intensas por la complejidad de los sucesos y la dificultad de realizar un análisis sobre sus consecuencias. Sin embargo, la realidad es que vivimos en un mundo en donde la información nos permite ver en directo como una ola destroza un país, o cómo los aliados se gastan misiles BGM-109 Tomahawk, que dicen que cada uno puede valer más de un millón de dólares. Sin embargo, muchas veces me siento más perdido que informado. Al principio sentía que sabía, porque en televisión nos han acostumbrado a mostrarnos imágenes de sucesos variados, para producir la sensación de que con ver sabemos lo que pasa, ya que en el proceso informativo participa uno más de nuestros sentidos. Los multimedios que ha traído esta generación interconectada nos bombardean con información fragmentada que, muchas veces, nos engaña y nos hace sentir informados. 
    Así que yo, cansado de creerle a imágenes cortas, incompletas y manipuladas, he intentado informarme por otros medios. Trato de leer blogs de periodistas independientes que nos cuentan su versión sobre los sucesos. No obstante, también me pierdo en el intercambio de culpas cruzadas. El asunto es tan complejo que, por ejemplo, en internet se pueden encontrarentrevistas de personas que sostienen que en Libia las cosas iban prosperando, que las familias -grandes y tribales- tenían en su mayoría hijos educados y que el modelo de democracia cuasi directo funcionaba. También podemos leer que se trataba de la peor de las dictaduras y que Gadafi es el peor de los excéntricos. Confieso que le creo más a la segunda versión, pero me preocupa mucho equivocarme.
    Este es sólo un ejemplo de cómo la construcción de la democracia reciente está mediada por el acceso a la información. En los regímenes totalitarios, cualquiera que sea su orientación bien hacia la izquierda o la derecha, lo primero que se busca es censurar, restringir el acceso a la información; ya lo vemos en China o en Venezuela. En las democracias se supone que la prensa libre es el fundamento de la creación de una opinión pública que toma decisiones informadas. No obstante, parece que el reto actual de la democracia y del fortalecimiento del poder de la ciudadanía está dependiendo de la capacidad que tengamos para navegar por un mar inmenso de información, no sólo compleja sino muchas veces contradictoria. 

    La información para la sostenibilidad 
    Vivimos en un entorno interconectado de comunicaciones. Los ejemplos anteriores nos hablan de esta actualidad compleja que recibimos de millones de formas por diversos medios. Sin embargo, la complejidad y la cantidad de información no sólo tiene que ver con la actualidad. Hoy existen miles de fuentes de información para explicar el mundo, para hablar de fútbol, para realizar emprendimientos sociales, para relacionarnos con las comunidades, para educarnos para la paz, para certificar las prácticas de las empresas, para todo. 
    En este escenario de información que parece ser una fuente de competitividad corremos el riesgo de perdernos, así como nos perdemos en la interpretación de los sucesos políticos o de los desastres naturales. Acá es cuando las herramientas del mundo 2.0 pueden sernos útiles.
    Hay una responsabilidad implícita para los portales de las organizaciones sociales y aquellos que pretenden conectarlas: participar como filtro de esa información. El mundo web 2.0 nos habla de la posibilidad de interconectarnos, organizar por categorías, referenciar información relevante, todo esto a muchas manos. Está pendiente que encontremos formas de análisis, que permitan que este orden y estas referencias tengan utilidad para el conjunto de organizaciones que está conectado a través de redes sociales como www.colombiaincluyente.org
    Aún no encontramos las mejores metodologías de análisis para optimizar esta información, para hacerla fructífera dentro de los objetivos de todos los que participamos de la idea de trabajar a favor de terminar con el sufrimiento humano. Sin embargo, al igual que es una responsabilidad de la prensa servirnos de filtro democrático de la información contradictoria con sus análisis y capacidad de investigación, creo que las organizaciones sociales y las redes de información sobre temas sociales o de responsabilidad social, deben servir como filtro de análisis y generación de confianza de los proyectos sociales y las mejores practicas. Han de ser como una brújula en el mar y una lente para dar claridad".

    ¿Qué opinan? 

    5 comentarios:

    1. Thanks for an idea, you sparked at thought from a angle I hadn’t given thoguht to yet. Now lets see if I can do something with it.

      cheap clomid

      ResponderEliminar
    2. ... y por qué si disponemos de tanta información, África subsahariana sigue siendo la gran olvidada y situaciones como la de Costa de Marfil son obviadas por todo el mundo?

      ResponderEliminar
    3. Zyrbi: información no es voluntad. Información hay. Voluntad no. Nada está olvidado en este mundo. En el Sahara hay ayuda humanitaria y muchos intereses, al igual que en costa de marfil. El problema es que la primera no es suficiente, y los intereses muchas veces conducen a la explotación. (También hay acá un problema de información)
      Thank all to coment!

      ResponderEliminar
    4. wozeurey: do something with your site! I want read!

      ResponderEliminar

    El blog es un diálogo. Comenta este post.