En Twitter

    follow me on Twitter

    Quieres que te llegue al mail

    jueves, 23 de febrero de 2012

    La falsa paradoja de la RSE

    Acostumbro a leer a Josep Lozano, un profesor catalán de ESADE, que tiene un blog muy lúcido sobre los temas de la ética empresarial, la rse, la sostenibilidad, etc. Lamentablemente, a veces la lucidez se esconde, y nos dejamos llevar por falsas preguntas.Su post de ayer "La paradoja de la RSE: no avanzará si la queremos generalizar", no sólo no es lúcido, sino que me parece que contradice muchas de sus reflexiones sobre definiciones de la RSE, sobre la importancia de la actuación ética de las organizaciones, entre muchas otras, que escribe con otros, tal vez por eso más lúcidas.

    En el mencionado post sobre la supuesta paradoja del RSE plantea un dilema que considero falso: si la RSE se generaliza no habrá interés por parte de las empresas de tener programas excelentes, ya que no les resultará una ventaja competitiva. Creo que su razonamiento muestra, al menos, la siguiente falacia de petición de principio; está asumiendo que se hace RSE solamente para tener una ventaja competitiva. Este error en el razonamiento lo hace pensar que si no representa una ventaja competitiva, entonces se hará menos por crear proyectos excelentes en RSE. El principio que nos propone, para seguir su argumentación es falso y, como lo dije arriba, contradice muchos de sus aportes y comentarios de su blog y de su libro Ética y Empresa.

    Es falso que se realicen proyectos de RSE sólo por generar ventaja competitiva. La verdad es que se realizan por muchas razones, todas interrelacionadas. Se me ocurren al menos las siguientes:

    1. Se hacen proyectos de RSE porque es ético en un contexto de crisis por el calentamiento global, por el conflicto en algunos territorios, por la naturaleza corrupta de muchas sociedades, por la necesidad de proteger y respetar los derechos humanos, etc...
    2. Se hacen proyectos de RSE para gestionar riesgos de operación en entornos complejos, bien por conflictos, por estar en terrenos riesgosos, por tener presencia de grupos étnicos protegidos, por contar con la presencia de activistas ambientales. Gestionar el riesgo de manera eficiente puede representar una ventaja competitiva, pero en algunos entornos es simplemente una necesidad operacional, que no le da una ventaja, sino que simplemente le permite competir en ese entorno y en ese mercado.
    3. Se hacen proyectos  RSE por estándar. Si todos lo hacen yo también lo haré. Es un argumento simple, que implica reconocer que no todos lo hacen por convicción y que por lo tanto no lo harán de manera excelente, pero la realidad es que los estándares han presionando durante décadas a las empresas, porque simplemente son la base para competir, son el comienzo de la creación de una ventaja competitiva.
    4. Se hacen proyectos de RSE por cumplir la ley. Algunas legislaciones, en sectores concretos, ya están exigiendo contar con proyectos de RSE. De hecho, muchas de las acciones ambientales fueron primero obligaciones legales y lo mismo está pasando con algunos temas sociales, como el deber de consulta con grupos étnicos.
    5. Se hacen planes de RSE para acudir a financiamiento de algunos inversionistas sostenibles. Es cierto que esto representa una ventaja competitiva, pero la realidad es que en un futuro puede ser el estándar de la decisión de inversión de algunos inversionistas institucionales.
    6. Se hacen planes de RSE para poder contratar con algunas grandes empresas que han empezado a exigirlo a su cadena de suministro. Esto no está representando una ventaja competitiva sino una necesidad de supervivencia para compañías que dependen de su relación contractual con grandes empresas.

    Creo que podrían mencionarse otros temas que están haciendo que la RSE se vuelva un asunto "que se generaliza" y que, creo yo, la está haciendo más poderosa y más necesaria.

    Quiero aclarar que no estoy diciendo que ya no es posible crear ventaja competitiva con programas o proyectos excelentes en RSE o en sostenibilidad. Aún queda mucho, pero mucho por hacer para pensar que el modelo de RSE va cambiar el mundo en el que vivimos o que lo hará más sostenible. El mercado, el consumidor están ansiosos aún por ver qué más tienen para proponer las empresas a la hora de generar sostenibilidad en su área de negocio y mejor aún en la sociedad en general.

    Es importante aclarar también que no todas las industrias tienen la misma oportunidad de crear ventaja competitiva real mediante la gestión de su sostenibilidad. Tal es el caso de la industria extractiva que tiene los ojos de los activistas, de los consumidores, de las autoridades nacionales e internacionales, para que tengan proyectos de RSE que gestionen buenas prácticas en su relación con los grupos de interés y en el cuidado del medio ambiente. Sin embargo, dado que aún está pendiente encontrar un modelo realmente sostenible de explotación minera, aún hay espacio para hacerlo mejor y por lo tanto ser más competitivos.

    No vale la pena dejarse llevar por la falsa paradoja propuesta, que seguramente no es única del profesor Lozano. La gestión responsable de la empresa es un deber, es una necesidad ética del mundo de hoy. La creación de ventaja competitiva pasa por reconocer este deber ético y las oportunidades que genera pensar en los aspectos sociales, ambientales y económicos de la sostenibilidad de un negocio y, en últimas, de la humanidad.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    El blog es un diálogo. Comenta este post.