En Twitter

    follow me on Twitter

    Quieres que te llegue al mail

    lunes, 27 de febrero de 2012

    Notas de mi experiencia en el StartUp Weekend Bogotá (parte 1)

    Fueron 54 horas de conversar, de pensar, de conocer ideas y personas interesantes. Así fue el Startup Weekend Bogotá (#SWbog). Un evento bien organizado en términos logísticos y muy interesante para los negocios de internet, para medir el potencial de innovación tecnológico que tenemos y para entender que, como diría Pedro (@yccpedro), el de Yo Creo en Colombia, es posible pensar, hacer y... embarrarla, porque todo lo que nos pasa es una oportunidad para aprender.

    Llegada, pitch y conformación del equipo
    Todo comenzó a eso de las 5 de la tarde del viernes 24 de febrero de 2012. Tenía preparado mi pitch sobre una idea para apoyar iniciativas productivas de población vulnerable: Bisagra, plataforma de inversión social. Leí el texto del resumen una vez más, lo memoricé y entré en la sede de HUBBOG con serenidad, con tarjetas de presentación en el bolsillo, el portátil al hombro y mucha ansiedad por lo que sería. En parte, venía a aprender "cómo funciona", era virgen en esto de startupweekenear. Busqué caras conocidas y saludé a Franz Campo (@franzcampo), que venía con una idea de mejorar la experiencia del cliente de restaurantes mediante los smartphones. Luego saludé a René Rojas, el CEO de HUBBOG, a Luis Betancourt (@luis3etancourt), el gestor de esté Startup Weekend.

    Por su parte, desde otro lugar de Bogotá y desde otra área del conocimiento, Elkin Garavito (@elkingaravito) había preparado un pitch sobre temas que me interesan: la sostenibilidad. Lo llamó la Comunidad del Árbol, una comunidad que pudiera apoyar iniciativas ambientales. A esa hora no lo conocía, pero lo vi llegar y me cayó bien por tener el perfil del geek que me imaginaba conocería en el #swbog. Yo conversaba con Alejandro Delgado (@alejodm), amigo de aventuras universitarias, que me indujo a perderme en las oscuras aguas del emprendimiento digital, en dónde no había incursionado.

    Luego vinieron la presentación del evento por parte de Santiago Zavala (@dfect), Mexicano encargado de dinamizar el evento, que no conocía el significado local de pichar, por lo que su introducción fue más graciosa de lo esperada. Luego la charla sobre dónde encontrar a tus socios de Alexander Torrenegra (@torrenegra) graciosa, interesante y arrogante; finalmente, el discurso motivador de embarrarla para crear de Pedro Medina (@yccpedro) divertida y energizante.

    Finalmente llegó el momento de "pichar", que en el #swbog significa lanzar una idea en 1 minuto. Escuchamos ideas variadas, con estilos coloridos. Ideas que quieren cambiar el mundo, que quieren agregar valor con la tecnología, ideas simples y complejas. La mayoría ideas de geeks para geeks.

    Llegó el momento de votar, con post-it en cada idea. Se escogieron los 16 más votados y el reto era pregonar por un equipo: necesito 5 desarrolladores, 2 diseñadores y 2 personas de negocio, comenzaban las arengas. Me conformo con un desarrollador, se oía en voz resignada. Alguien quiere hacerse conmigo, alcancé a oír el desespero. Fue curioso ver que las ideas más votadas no fueron las que consiguieron equipo más rápido; por ejemplo hublegal, fue una de las más votadas, pero sólo logró un equipo de 4 personas.

    Bisagra no fue de las más votadas, lo que, con cierta frustración, me dio oportunidad de decidir en qué otras ideas trabajar. La Comunidad del Árbol de @elkingaravito fue bien votada y decidí unirme en último minuto porque era la única idea de todo el evento que pretendía tener algún tipo de impacto social o ambiental. Quedamos 3 en el equipo, luego de que nos resignamos y transformamos nuestra desesperación en oportunidad: menos costos de transacción interna y más participación en el negocio. Éramos el equipo más pequeño. Conversamos un rato sobre la idea. No la terminábamos de entender, de ajustar, de comprender. Fernando, el otro miembro del equipo, no logró creer en la idea y decidió partir. Así que nos quedamos solos @elkingaravito y yo. Cerca del desespero, con la dialéctica como herramienta, nos dimos a la tarea de concretar la idea.

    A concretar la idea
    La sinergía entre Elkin y yo tardó en llegar. Mi intuición era que la Comunidad del Árbol le apostaba a muchas cosas y que la faltaba información sobre temas de sostenibilidad. Por otro lado, a mi me faltaba información sobre la manera como se pueden crear comunidades en la red y el potencial que tienen. Luego de 2 horas de conversar, a eso de las 12 de la noche. empezamos a intuir una idea más concreta de cómo podríamos crear una comunidad interesada en los temas de la sostenibilidad que, a la vez, nos sirviera para gestionar y comentar información institucional de las empresas sobre sus estrategias para gestionar la sostenibilidad. Nos fuimos a dormir a la 1 de la mañana, con la idea clara y con un camino concreto para trabajar. Usamos a los mentores, que juzgaban de manera rápida y daban ideas ágiles. Aunque debo anotar que sus conocimientos eran en negocios de internet y que no tenían capacidad para poder juzgar la idea desde la perspectiva de sostenibilidad, o la RSE. En ese momento, descubrimos que teníamos un reto grande para poder llegar al jurado, para hacerlo entender que también pensando en la sostenibilidad hay buenas oportunidades.

    A trabajar para desarrollar la idea y el modelo de negocio
    El sábado y el domingo los dedicamos a desarrollar la idea. Usamos el modelo Business Canvas: identificamos los problemas, concretamos nuestra propuesta de valor, nuestro modelo de negocio, nuestra relación con el cliente, lo que necesitamos para desarrollar el negocio, los costos y los ingresos. Todo al tiempo, mientras que movíamos el proyecto en las redes sociales, desarrollamos el land page, y creábamos un pequeño piloto de base de datos con informes de sostenibilidad de Intel, Telefónica y HP.

    Presentar la idea
    Teníamos 5 minutos para presentar una idea de sostenibilidad ante un jurado de emprendimiento tecnológico. Esto implicaba un reto adicional, porque teníamos que ponerlos en contexto, pues el jurado no tenía conocimientos sobre el tema, y por lo tanto pocos criterios para juzgarlo. Sabíamos que teníamos poco chance, pero valía la pena intentarlo, porque siempre se aprende más en la carrera, en el momento de la competencia, que en el entrenamiento.

    La idea que presentamos será contenido de de otro post; se llama red ético y es una plataforma que es, al tiempo una comunidad de personas interesadas en hacer seguimiento a la gestión de los asuntos de la sostenibilidad y una base de información y comparación de las distintas iniciativas de responsabilidad social de las empresas: http://redeti.co/... siganos en twitter, porque esta red dará de qué hablar: @redetico

    No pudimos ajustarnos al tiempo, sólo presentamos el contexto, el problema y la solución, pero no los avances de la comunidad y el primer modelo de comparación de información de informes de sostenibilidad. El jurado hizo pocas preguntas, lo que demostró su sorpresa o, tal vez, su desconocimiento y nuestra falta de claridad.

    Como sea, el evento nos dejó muchas lecciones aprendidas, muchas ideas en mente, y muchas ganas de seguir adelante con la idea. Ya en otro post las detallaremos.

    En próximas entregas:

    - Lecciones aprendidas del Startup Weekend Bogotá
    - Redeti.co único emprendimiento social en el Startup Weekend Bogotá

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    El blog es un diálogo. Comenta este post.