En Twitter

    follow me on Twitter

    Quieres que te llegue al mail

    martes, 3 de septiembre de 2013

    Notas del primer Foro de Derechos Humanos y Empresa para Latinoamérica y el Caribe


    La semana pasada, entre el miércoles 28 y el viernes 30 de agosto de 2013,  se llevó a cabo el primer Foro de Derechos Humanos y Empresa para Latinoamérica y el Caribe, en Medellín.

    El evento fue organizado por el equipo de trabajo de empresa y derechos humanos de Naciones Unidas y por el Gobierno de Colombia. 

    Asistí al evento como parte del equipo de BHR (Business and Human Rights), una empresa que busca ayudar a empresas, gobiernos y organizaciones en general a entender los retos del sector privado en la agenda global. Con el equipo de BHR preparamos las preguntas frecuentes  (FAQ por sus siglas en inglés) en el tema de derechos humanos y empresa (Descarga PDF de FAQ)

    Sobre la estructura del foro

    Aún me cuesta entender adecuadamente el valor real de estos foros para cambiar una realidad compleja. Por un lado, porque cada vez parece más claro que el problema de la sostenibilidad del mundo y del bienestar de todos los seres humanos tiene que ver con el modelo de sociedad que hemos construido y con el sistema de instituciones que lo soportan. Y, por otro lado, porque lo que tenemos para cambiar la vida de todos los seres humanos son estas instituciones y las redes de relaciones de esta sociedad. Entonces, estos foros son siempre una muestra de los dilemas y dificultades de estas instituciones para declarar sus problemas estructurales, asumir plenamente sus responsabilidades y construir soluciones innovadoras. Para que se entienda mejor mi argumento separaré en dos el grupo de asistentes al evento. El primer bloque está conformado por los funcionarios de Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, las empresas multinacionales y los estados, que son difíciles de diferenciar en la práctica. El segundo bloque está compuesto por las ONG, los académicos de universidades de renombre, los estudiantes y los pequeños consultores. 

    El primer bloque usualmente es el que conforma los páneles de discusión; por lo tanto, estos paneles se
    desarrollan con gran esperanza por la realidad del mundo y siempre contenidos por la institucionalidad de las organizaciones que representan. El diseño del foro en sí mismo les impide ser críticos y más aún autocríticos, porque existen reglas implícitas que contienen las posibilidades de mencionar realmente los temas complejos, de mayor impacto y dificultad. Resulta curioso que las presentaciones, el estilo y las posiciones mismas de los representantes de este grupo son muy similares. Los Estados se presentan con una agenda muy progresista, que, como agenda es de admirar, pero no reflexionan sobre puntos concretos y profundos sobre las dificultades reales de llevarlas a la práctica. Las empresas nos enseñan su cara más amable, sus premios en sostenibilidad, sus herramientas de "última generación" para tratar de medir la cadena de suministro y un conjunto muy coherente de políticas internas que, aunque empiezan a tener impacto, no siempre permiten comprender los dilemas estratégicos y operacionales más difíciles a los que se enfrentan a la hora de equilibrar negocios con el pleno respeto de los derechos humanos. Finalmente, las organizaciones internacionales presentan las patologías más graves de violaciones a los derechos humanos como "impactos" o como "retos". Todo lo anterior impide una discusión profunda sobre los puntos más críticos que, aunque son mencionados, no es posible desarrollarlos en profundidad. 


    El segundo bloque, de ONG, academia y pequeños consultores, está al otro lado de los panales, sentado, tomando notas y/o respondiendo correos en los momentos más aburridos de las discusiones que tienden a ser repetitivas y esperando el momento de las preguntas, no tanto para preguntar sino para hacer declaraciones sobre lo que los del panel no pueden decir o no se atreven. Este segundo bloque quiere ser más crítico y, en los casos excepcionales en que han sido incluidos en  los panales, aportan mucho a la discusión, aunque no siempre logran un diálogo directo con los delegados de estados, empresas y organizaciones internacionales. Las ONG tienden a ser muy críticas y les cuesta reconocer avances relevantes y oportunidades en los principios rectores y en general en el discurso y en las actividades que despliega la responsabilidad social.  Son escépticos ya que saben que realmente en el mundo las empresas continúan violando -teniendo impactos- en los derechos humanos, bien directamente e indirectamente en sus cadenas de suministro. 


    Sobre los retos y aprendizajes

    Con todo, siempre se aprende en estos foros y, entre las exclusas de la institucionalidad, la crítica ácida de las ONG y la academia y los pocos espacios de interacción, surgen nuevas ideas, oportunidades y diversas formas de irse acercando a los deberes de proteger, respetar y remediar los derechos humanos. Trataré de resumir las que me parecen más relevantes, bajo la comprensión de que quizá serán sesgadas por mis intereses de acompañar a empresas a gestionar su relación con la agenda global, en especial con la cadena de suministro. 

    1. Los temas derechos humanos están relacionados hoy con toda la gestión de la sostenibilidad empresarial, y por lo tanto no son un asunto aislado de la estrategia, gestión y comunicación de resultados de negocio. 

    2. Los grandes retos se repiten y aparecen transversalmente en casi todas las discusiones: 
    • ¿Cómo incluir, comprometer, transferir capacidades y asegurar a cada una de las empresas en la cadena de suministro en la gestión de los impactos reales y potenciales a los derechos humanos?
    • ¿Cómo crear sistemas de remedio que reconozcan el poder de las empresas y la extraterritorialidad?
    • ¿Cómo hacer que los actores comprendan que remedio "remedy" no sólo es un asunto de reparación económica sino de verdad, justicia, memoria y reparación integral o en otras palabras: castigo, compensación, garantías de no repetición y reconocimientos simbólicos? 
    • ¿Cómo asegurar sistemas de reporte y gestión de información sobre impactos reales y potenciales a los derechos humanos que sean útiles para gestionar los riesgos y asegurar la debida diligencia en toda la cadena? 
    • Y relacionado con lo anterior: ¿Cómo puede el estado, acompañado por las organizaciones internacionales y las agremiaciones de empresas, diseñar políticas públicas que aseguren en concreto las garantías de protección a los derechos humanos?
    • ¿Cuál es el rol del sector financiero como grupo de interés transversal a todos los sectores en la presión, creación de instrumentos y consideración formal en los análisis de riesgos de los impactos a los derechos humanos?
    3. Los sectores de agroindustria, textil, extractivo y de producción de alimentos fueron actores presentes y activos en el foro. Se extraña la presencia de sectores farmacéuticos, medios de comunicación y financieros. 

    4. La crítica al modelo voluntario de los principios rectores es un tema recurrente, es necesario continuar la discusión, en especial en el ámbito de Naciones Unidas, sobre instrumentos vinculantes que, además, cuenten con sistemas de investigación, juicio, castigo de violaciones y reparación integral. 

    5. Hay poco conocimiento y herramientas concretas para relacionar los principios rectores con otros temas de la agenda de naciones como: construcción de paz y crisis humanitarias. Sin embargo, hay más avances y ya están en la discusión la relación con los temas de derechos laborales, medio ambiente y asuntos indígenas. 

    6. Shift una consultora que tiene dentro de su equipo a personas del anterior equipo de trabajo de empresa y derechos humanos de UN, está trabajando en un  modelo para estandarizar el reporte y la auditoria de los  principios guía de empresa y derechos humanos. El comentario general es que esta estandarización es un ejercicio temprano, dado que aún quedan muchos aprendizajes alrededor de estos.

    Como dijimos al principio, son sólo apuntes. Pero, para los que fueron y los que no: ¿Qué otras conclusiones podemos sacar del asunto de empresas y derechos humanos?


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    El blog es un diálogo. Comenta este post.