En Twitter

    follow me on Twitter

    Quieres que te llegue al mail

    lunes, 3 de febrero de 2014

    Tendencias de gestión de la sostenibilidad y los derechos humanos en las empresas

    El día de hoy fue publicado el siguiente post en la web de Value4Chain


    Y comenzó el 2014. Enero es un mes de transición; de entender que vendrá y de planear como enfrentaremos el año. Es un tiempo para asumir compromisos, definir las metas y prepararnos para los retos que vienen.
    El año comienza con varias expectativas sobre lo que significará la gestión de los temas de sostenibilidad de las empresas de Latinoamérica. El tema es especialmente interesante en Colombia, pues la gestión empresarial deberá estar pendiente del proceso de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC, todo dentro de un ambiente electoral que priorizará y acrecentará la polarización entorno a la paz. Ambos temas  dependen el uno del otro, y esto tendrá influencia en la gestión empresarial, en especial para las empresas que operan en los entornos más complejos, por presencia del conflicto armado, movilización social, ausencia de estado. Este ambiente político y las tendencias del contexto internacional marcarán la agenda de la gestión de la sostenibilidad o de la responsabilidad social de las empresas.
    Algunos de los temas más relevantes en el 2014, que marcarán la pauta serán:

    1.       Profundización de la agenda internacional de empresa y derechos humanos
    Han pasado más de dos años desde que el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó el Marco de Empresa y Derechos humanos sobre el deber de los Estados de proteger, el de las empresas de respetar y la necesidad conjunta de encontrar mecanismos eficaces de reparación. En estos dos años de discusión, algunas empresas han comenzado a redactar políticas de derechos humanos, ajustadas al Marco propuesto por el profesor Jhon Ruggie. La mejores versiones incluyen sistemas de gestión que buscan asegurar la debida diligencia para respetar los derechos y sistemas de quejas y reclamos buscando garantizar el deber de remediar. En su mayoría se trata de grandes empresas multinacionales, con alta visibilidad, de origen Europeo y Estadounidense, con presencia en sus mercados de valores (como es el caso de Ecopetrol)
    Sin embargo, la política y los sistemas de gestión no son suficientes aún. El reto estará en implementar esas políticas y sistemas de gestión en entornos complejos, en conflicto, con debilidad institucional, corrupción pública y privada. En la práctica, toda la construcción documental de una política de derechos humanos y su sistema de gestión se pone a prueba cuando las empresas han de operar en Latinoamérica, Africa, Asia.
    Este los grupos de interés exigirán mayor preocupación de parte de las multinacionales para respetar los derechos humanos y hacer caso a las declaraciones de políticas que han hecho en sus casas matrices.
    Muchas de las tendencias que siguen a continuación se desprenden de lo anterior.
    2.       La discusión internacional para que los Estados creen planes nacionales de empresa y derechos humanos
    Siguiendo con la idea anterior, los estados trabajarán este año por consolidar planes de empresa y derechos humanos que reflejen de manera estratégica hacía donde direccionarán las instituciones para garantizar los derechos de todas las personas en su territorio o en los territorios en donde operen sus empresas.  Esto es relevante para los Estados Europeos que cuentan con una directiva de la Unión Europea para trabajar en los planes nacionales de empresa y derechos humanos. Además es relevante para  los estados en vías de desarrollo que también tendrán que pensar en la manera estratégica de garantizar los derechos de las personas que se relacionan con el sector empresarial. En el 2014, veremos planes nacionales intentando de trazar una ruta de protección, respeto y reparación.
    Colombia ha iniciado este camino recientemente con algunos foros de empresa y derechos humanos, organizados por la Vicepresidencia de la República, para conversar con empresas, actores civiles y autoridades locales y nacionales sobre la agenda de derechos humanos y empresa. En Colombia, el asidero del plan será el borrador de la política de derechos humanos presentada el 10 de diciembre del año pasado y una intensa conversación con el sector empresarial. Tendrá una fuerte influencia del proceso de paz y de la necesidad de que la garantía de los derechos humanos sea la base de la construcción de paz en la zonas de operación del sector empresarial.

    3.       La profundización en las cadenas de valor del deber de demostrar una gestión sostenible y respetuosa de los derechos humanos
    Inversionistas y consumidores estarán atentos a cómo las políticas de gestión transparente, ética y sostenible y el compromiso con el respeto de los derechos humanos se extienden de las grandes empresas globales a los proveedores y contratistas en toda la cadena de valor.  Hechos como el desplome del edificio de maquilas en Bangladesh que mató a más de 1200 personas serán altamente difundidos y afectarán las decisiones de inversión y de consumo. Pero esta conciencia sobre la necesidad de gestionar a la cadena de valor no sólo será reactiva: en el 2014 aparecerán más herramientas de gestión de información que permitirán a los consumidores saber el origen de los productos o a los inversionistas diferenciar entre una cadena de valor u otra. En otras palabras, consumidores e inversionistas preguntarán más, verificarán más, querrán saber más sobre lo que invierten.
    Esta tendencia de revisión activa sobre el comportamiento ético y sostenible conforme con estándares de la cadena de suministro se viene viendo desde un par de años; analistas de inversión sostenible lo incluyen como uno de los temas más relevantes del futuro del análisis de inversiones. Sin embargo, en el 2014 y en los próximos años veremos la aparición de metodologías, principios y sistemas de gestión que permitan a consumidores e inversionistas contar con información transparente sobre la cadena de valor y cada una de los proveedores que hacen parte de ésta.

    4.       Comprensión del rol empresarial en la construcción de paz

    Este es un tema especialmente relevante para Colombia, que se encuentra en un complejo escenario de conflicto y de postconflicto y que tiene cerca la posibilidad de que exista un acuerdo de paz formal, firmado entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC. Es claro que la firma del acuerdo no significa que la paz llegue a todos los territorios, pues se requiere construir un proceso de reconciliación, de garantía de derechos y de justicia social en el que las empresas necesitarán comprender cómo pueden participar. La responsabilidad social y la versión de inversión social asistencialista usualmente implementada no darán resultado para la construcción de paz. Se requerirá un trabajo de creación de oportunidades para todos, de inversión conjunta entre el sector público y el privado, que sienten las bases institucionales en las regiones y aprovechen los recursos producidos y explotados por el sector empresarial.
    Las empresas tienen incertidumbres sobre cómo relacionar lo que han hecho con la construcción y sobre que otras vías pueden ser útiles para participar de ellas. Por lo tanto, en el 2014 veremos eventos, publicaciones y discusiones en los niveles más técnicos de la RSE para saber como podemos utilizar lecciones aprendidas para participar de esta necesidad.
    El tema también será tendencia internacional, porque el Pacto Global, Naciones Unidas y entidades como el GRI también tendrán que empezar a pensar en políticas, modelos de gestión e indicadores que permitan gestionar y medir el compromiso y los impactos de las empresas en la construcción de paz.

    5.       Sector financiero tendrá en la mira la sostenibilidad
    Las tendencias anteriores, en especial la fuerza de la agenda de empresa y derechos humanos, los planes nacionales y la presión por gestionar adecuadamente la cadena de suministro, sumados a un contexto de crisis internacional aún no del todo superada, presionarán para que el sector financiero se monte de manera más clara en sus deberes en relación con el respeto de los derechos y la sostenibilidad.  En el 2014 y en los años que vienen veremos al sector financiero pasar de proyectos de responsabilidad social de poco impacto por la naturaleza de su negocio, a modelos relacionados con sus procesos de análisis de riesgo, decisión de inversión o crédito y gestión de sus activos. Pasaremos de una responsabilidad bancaria centrada en el servicio al cliente, a una reflexión más estructural en relación sobre su rol en la generación de valor social, más allá del valor económico.
    Los bancos continuarán buscando mecanismos de bancarización, crearán proyectos de inversión sostenible o ética y veremos la apariación demás productos verdes y éticos. En el análisis de riesgos, en especial en el financiamiento de proyectos de alto impacto ambiental o social, como la infraestructura, el negocio de hidrocarburos veremos la inclusión de criterios de análisis de posibles impactos ambientales y a los derechos humanos. Gran parte vendrá como una necesidad intrínseca de gestionar adecuadamente los riesgos y otra por la aparición de regulaciones locales e internacionales relacionadas con el deber de considerar esos riesgos para asegurar la estabilidad de las inversiones.

    Un futuro

    Estas tendencias permiten imaginar la continuación de un camino posible para la humanidad desde el discurso de la sostenibilidad. Son aún las semillas para el cambio de modelo económico desde el modelo económico mismo y, por lo tanto, quizá sean los embriones de un mundo más justo.  

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    El blog es un diálogo. Comenta este post.