En Twitter

    follow me on Twitter

    Quieres que te llegue al mail

    lunes, 10 de marzo de 2014

    ÉTICA, SOSTENIBILIDAD Y TRANSCENDENCIA

    Último post en el blog de Value4Chain
    Acá lo pueden leer o lo transcribo para que sea más fácil: 

    Los valores no pueden ser sólo palabras, deben tener aplicación práctica e integral, se deben interiorizar y vivir en la cotidianidad. Las decisiones que tomamos, los senderos que tomamos, son mejores cuando tienen fundamento racional, moral y ético. La ética nos permite pensar sobre los valores y las acciones virtuosas que conducen a que el ser humano pueda desarrollar sus potencialidades para cumplir cada una de las etapas del camino.
     IMG_4123
    La sostenibilidad o responsabilidad social empresarial está cargada de valores, de principios y de buenas intenciones. Estructuralmente está compuesta por algunas declaraciones formales expresadas en códigos éticos o de gobierno, en políticas de responsabilidad social, de derechos humanos, de relacionamiento, de medio ambiente. Este es sólo el comienzo.
    La actuación responsable requiere que estas políticas y declaraciones entren a formar parte de los procesos empresariales, que éstos sean medidos con los indicadores adecuados y, más importante aún, que cada una de las tareas del proceso sea ejecutada por personas comprometidas con lo declarado en las políticas.
    A veces, en el diseño de los sistemas de responsabilidad social o de gestión sostenible de los negocios se olvida este reto fundamental: que las organizaciones están compuestas por personas y que sólo ellas son las que están en capacidad de hacer y llevar a la práctica las declaraciones de las políticas y los compromisos de la empresa con la sociedad.
    Usualmente, la manera de abordar este reto es asumida con horas intensas de capacitación con empleados directos y, en el mejor de los casos con  empleados de los contratistas, para lograr cumplir con las promesas de las declaraciones escritas en las políticas.
    Estas capacitaciones son habitualmente escenarios de conversación abierta sobre la complejidad del entorno y, por lo tanto, sobre los riesgos que existen de que la organización no pueda cumplir con sus compromisos éticos o de responsabilidad social.  Aparece por lo general cierto pesimismo, sobre la queja de que los seres humanos estamos acabando con los recursos del planeta, estamos creando sociedades injustas y corruptas, y que las empresas y sus empleados deben navegar en este mar de complejidad.
    Pero al mismo tiempo, siempre persiste la esperanza en que al seguir el camino de declarar un compromiso con unos mínimos valores éticos, de respeto a los derechos de todos los grupos de interés, y de protección del medio ambiente, sólo si seguimos intentándolo, quizás sea posible construir un entorno más justo, cuidadoso del medio ambiente y posible para las generaciones futuras.
    En esos momentos de esperanza, la ética -ese compromiso racional por unos valores-  y la gestión responsable dentro de la empresa, parecen alinearse para dar un sentido de trascendencia -de conexión con el pasado, el presente y el futuro-  a cada empleado, que entiende que su rol no sólo está conectado con la naturaleza del negocio, sino con la necesidad de participar de manera coherente con el deber empresarial de cumplir con sus promesas de respeto de las personas, cuidado del medio ambiente y responsabilidad.
    Es acá cuando, en la búsqueda por desarrollar toda la potencialidad como individuos, en el marco de una empresa que debe gestionarse de manera sostenible, se hace posible trascender, conectados con la tierra, con los que la habitan, habitaron antes y con los que vienen. Ética, sostenibilidad y transcendencia en cada uno.

    IMG_4144
    The following two tabs change content below.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    El blog es un diálogo. Comenta este post.