En Twitter

    follow me on Twitter

    Quieres que te llegue al mail

    lunes, 23 de marzo de 2015

    EL ORIGEN DE PEACESTARTUP


    Comparto mi último post en el blog de Value4chain sobre nuestro proyecto para aportar la construcción de paz. 

    "¿Por qué PeaceStartup? Es una de las preguntas que nos han hecho últimamente con más frecuencia.
    Para responderla tengo que contar un pedazo de historia y de aprendizajes, para dar luces sobre cómo llegamos a este camino.

    LA PRIMERA RAZÓN: MI PROPIO CAMINO COMO EMPRENDEDOR

    Soy emprendedor profesional. Si el emprendimiento fuera una carrera y se contara por el tiempo que llevo emprendiendo, tendría un doctorado y estaría haciendo un post doctorado. He recorridos todos los caminos del emprendimiento, el de subsistencia, vendiendo dulces y tinto en el colegio y luego collares y aretes colombianos mientras estudiaba en la Escuela de Cultura de Paz, en Barcelona. El Freelance, que se convirtió en una empresa de consultoría (Semilla), aprendiendo a ganar capacidad de escala y que nos ha dado la oportunidad de entender cómo funcionan diversos sectores de la economía. El internacional, para cambiar las prácticas empresariales a nivel global y que va dando sus frutos, pero no deja de estrellarse con la complejidad de la burocracia internacional y empresarial (BHR). El emprendimiento social, con tintes de innovación social (Bisagra) en donde me acerqué al ecosistema de innovación social y a las dificultades de productividad de víctimas y desmovilizados. Y el emprendimiento digital, el de las Startups, el que más suena y el que promete crecimiento acelerado, escala y globalidad (Value4chain).
    Este camino de montaña, además de darme enseñanzas como emprendedor también me ha enseñado sobre el ecosistema. La conclusión principal, el camino del emprendimiento es solitario y es fácil perderse en una selva de oportunidades sin límite. Mis retos personales principales: encontrar, entender y sostener un equipo y enfocarme en un solo problema, una sola solución. No es necesario comerse el mundo en un solo bocado.
    En PeaceStartup queremos que otros emprendedores se ahorren tiempos de aprendizaje y aceleremos el “go to market” de sus ideas.

    LA SEGUNDA RAZÓN: EL CAMINO DE EMPRENDIMIENTO DE MIS SOCIOS

    En el emprendimiento, como en el amor, a veces uno se cruza en el camino con otro caminante. Es entonces cuando ajusta su destino para caminar al lado de un equipo. En mis socios de Value4chain encontré inquietudes similares a las mías, aprovechamos sinergias y nos enfrentamos al mercado, tan complejo como es, para aportar un grano de arena a cadenas de valor más sostenibles. En mi socia de BHR encontré una visión internacional y una preocupación por los países en conflicto, por querer aportar a la agenda de gobernanza global. Todos juntos nos hallamos ante la misma convicción: la creencia de que el emprendimiento puede aportar innovación y generar valor económico, pero también ambiental y social. Y todos nos encontramos también en que emprender es de por si complejo, y mucho más complejo si se trata de emprendimientos para la construcción de paz. Así que en PeaceStartup queremos cruzar los caminos de emprendedores con inquietudes similares.

    LA TERCERA RAZÓN: EL ECOSISTEMA EMPRENDEDOR ESTÁ SEGMENTADO

    Personalmente lo vengo sintiendo hace años, el ecosistema emprendedor está roto, partido en dos, o en más partes: remando en círculos algunas veces. Por un lado va el emprendimiento social y por otro el ecosistema de emprendimiento digital. Por un lado hablas con los actores del ecosistema social, preocupados por las injusticias del mundo y ansiosos por encontrar soluciones más potentes, que se refieren al poder de la tecnología, pero no conversan con los geeks y hombres de negocio de las startups digitales. Además, asistes a los eventos de emprendimiento digital y observas soluciones para los pequeños problemas de las ciudades, o para necesidades específicas de algún segmento, pero es raro encontrar innovación e ideas para problemas más estructurales, en donde quizá estén las grandes oportunidades de mercados como el Latinoamericano, con más de la mitad de su población en condición de pobreza, conflicto o aislamiento. No es que los actores del ecosistema de emprendimiento social no piensen en tecnología, o que los actores del ecosistema digital no traten de pensar en los grandes problemas reales, sino que no hay una conversación fluida, no hay espacios concretos para conectar mundos tan cercanos como distantes. Con PeaceStartup quicimos acercar estos mundos distanciados, propiciar un diálogo racional y razonable y unir esfuerzos en este caso para la construcción de paz.

    LA CUARTA RAZÓN: CRECIMOS ACOSTUMBRADOS AL CONFLICTO, PERO SOÑAMOS CON UN PAÍS EN PAZ

    El deseo de trabajar de manera práctica en la construcción de paz, como iniciativa empresarial y supranacional, nos movió a avanzar en este camino. ¿Qué tiene que aportar un desarrollador a la paz? Me dijo un día mi socio Elkin Garavito: “Nosotros sabemos de código, de bases de datos, de algoritmos”. “Todo”, le dije. Las TIC traen una promesa de transformación implícita. Para mi otro socio, Julian Ballesterios, la comunicación, y el markentig, tienen todo que decir, que aportar. “La comunicación influye en cómo actuamos y decidimos, en cómo transformamos una cultura”. Claudia Patiño, nuestro socia y polo a tierra a la realidad, fue al grano: y ¿cómo lo hacemos posible?, ¿qué hay que hacer? Pues empezar.
    Como emprendedores entendemos cómo funciona el ecosistema, queremos aportar a la paz. Alguno, junto con muchos otros, tienen que seguir avanzando en la terea. No es solo un tema de negociaciones complejas y posiciones polarizadas, la paz nos interesa a todos y nos afecta en lo que hacemos, en las decisiones que tomamos. A todos nos interesa un país en paz.
    Así que PeaceStartup es un pequeño aporte a nuestro país, sin perder de vista que la construcción de paz es un tema global.

    LA QUINTA RAZÓN: ESTE SENTIMIENTO DE NO SABER QUÉ HACER PARA APORTAR A LA PAZ

    Sabemos que emprendiendo no estamos solos. Hay muchas ganas, muchos programas, muchos incentivos y más importante, muchas oportunidades. Pero no siempre es fácil ubicarse cuando el emprendimiento es una mega tendencia. Además, percibimos un sentimiento común de que los temas de la construcción de paz les interesan, pero aparte de buscar mejores relaciones con lo demás, más paciencia en las filas de Transmilenio y mejores prácticas de conducción, no saben cómo más aportar. En PeaceStartup esperamos crear un espacio para que cada cual, desde su conocimiento, pueda aportar a la solución de los grandes retos de la construcción de paz.

    LA SEXTA RAZÓN: QUERÍAMOS PILOTEAR JUNTAS IDEAS QUE CARGAN CON LA PROMESA DE UN MUNDO MEJOR

    Emprendimiento, TIC e innovación, son conceptos poderosos, que están moviendo instituciones, con personas y recursos. La promesa es ambiciosa: vamos a cambiar el mundo, tenemos con qué. Ponerlos juntos y pilotear un escenario con diferentes actores públicos, privados, de cooperación y financieros, nos pareció un gran reto y los grandes retos nos apasionan. Además, no teníamos mucho que perder. El sólo hecho de ensayar dejaría valiosos aprendizajes.
    Entonces PeaceStartup es el resultado de muchas coincidencias, conceptos poderosos, un equipo comprometido y la presión de algunos aliados que creyeron en los conceptos anteriores.
    Estamos a unos cuántos días de pasar a la segunda fase de esta aventura. Luego de varios meses de trabajo intenso en comprender el contexto de construcción de paz, de aprender caminos de cómo no hacerlo y de encontrar formas de cómo hacerlo mejor, ya tenemos seleccionados los retos de Agro, Minas y Oportunidades, cada con líneas de trabajo concretas, que buscan inspirar la imaginación práctica de emprendedores, aliados y potenciales financiadores. Aún estamos escribiendo esta historia y el camino será largo y montañoso, como nos gusta.

    En el siguiente link podrá conocer más sobre el primer PeaceStartup Experience, e inscribirse como participante:

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    El blog es un diálogo. Comenta este post.